Cerramos la semana con la reseña de ‘La estela de Lidia: Y la amistad’, de la autora Clara Fuertes, a la que ya reseñé con su ‘Luz de Abril’. ¿Listos?

Sinopsis: Mi pueblo parece una nube olvidada del cielo. Es como un pequeño oasis, pero sin palmeras, ni agua, ni desierto, solo un vasto y solitario paisaje serpenteado de encinas, olivos y toros. Su blancura en plena Extremadura descoloca a los viajeros.
Mi padre es un vaquero, ¡así!, como lo oís, un vaquero de los de verdad, de esos que llevan un chaleco de cuero marrón y un caballo entre las piernas, de esos que se ponen el sombrero bien calado y ligeramente ladeado, de esos que fuman siempre en equilibrio.
Mi mejor amigo es un toro, sí, sí, habéis oído bien, un toro de lidia muy, muy negro, y muy, muy grande. Un toro que se llama Copito. ¿Te lo imaginas?, ¿a cuántos mejores amigos conocéis que tengan grandes cuernos?
Y yo, en fin, yo me llamo Lydia, Lydia con y griega, como a mi madre le gusta llamarme, aunque yo me resista todo el tiempo.

Título: ‘La estela de Lidia: Y la amistad’
Autor: Clara Fuertes
Páginas: 190
Valoración: 5/5

No sé qué tienen los cuentos, pero por mucho que uno crezca, siempre acaban llegando hasta lo más profundo y eso es lo que me ha sucedido con ‘La estela de Lidia’. La autora Clara Fuertes vuelve a hacerlo, esta vez con un tema complicado y que nunca deja de estar de actualidad, los toros y la tauromaquia y lo hace con un precioso relato lleno de momentos emotivos y maravillosos, en los que cada capítulo ya aportará algo muy valioso al lector.

Amor por la tierra, amor por los animales, amistad, la valentía y el coraje… Es solo una pequeña muestra de las enseñanzas que se esconden en ‘La estela de Lidia’. Me ha resultado muy enternecedora, sobre todo porque en esta ocasión, es una pequeña de 7 años la protagonista de la historia, cuya inocencia me ha llegado hasta el corazón, provocándome la sonrisa y también las lágrimas, pues la pobre no deja de preguntarse cómo es posible que sus amigos toros vayan desapareciendo. ¡Y no quiere que al pobre Copito le pase lo mismo!

Por otro lado, me parece todo un acierto y una decisión muy valiente la elección de un tema como este. Opiniones aparte, creo que es un cuento que todos, niños y adultos, deberían leer para entender lo que se esconde verdaderamente detrás de la tauromaquia y empezar a formarse una opinión fundamentada.

Todo esto, aderezado con la prosa sublime de Clara y las preciosas ilustraciones que acompañan cada capítulo, hacen de ‘La estela de Lidia’ una lectura perfecta.