Y vamos a por el miércoles con otra novela perteneciente al género de ciencia ficción que se presenta al Premio Literario Amazon 2019. Vamos con Rafael Azofeifa y su ‘Pradia: En busca de la corona perdida’, una historia con un planteamiento de lo más interesante y que me ha entretenido bastante. ¿Seguís leyendo?

Sinopsis: Sara parece una niña normal. Ella misma lo cree así.
Vive en un orfanato en el que su padre la dejó con nada más que unas cartas y una pulsera con una piedra bastante particular.
Una noche, durante la revisión niños que la enfermera hace para asegurarse de que todos los niños estén dormidos, se da cuenta de que hay uno más: Max.
Con él, una carta pidiéndole que le ayude al niño en su misión. De aceptarla, cambiaría la vida de todos.
Max está ahí para salvara Sara de un peligro mayor al que ella hubiera podido imaginar. Ambos niños se lanzan a una aventura de acción, misterio, y amistad, en la que Sara averiguará por qué corre peligro, y por qué es tan especial.

Título: ‘Pradia: En busca de la corona perdida’
Autor: Rafael Azofeifa
Páginas: 238
Opinión: 4/5

Estamos ante otra de esas novelas de fantasía y ciencia ficción que te llegan hasta lo más profundo, una historia que no solo entretiene al lector y lo deja con ganas de más, sino que también le hace emocionarse y enternecerse.

La historia de ‘Pradia: En busca de la corona perdida’ atrapa desde el primer momento, en gran parte y como suele ocurrir en este tipo de novelas, gracias a la voz infantil e inocente de los niños, que son los máximos protagonistas. Max y Sara son geniales, juntos y también por separado y son el máximo atractivo de esta novela que aborda de una manera magistral el tema de la amistad por medio de una trama que combina a la perfección ciencia con fantasía.

Otro punto a favor de ‘Pradia: En busca de la corona perdida’, es la manera de escribir de Rafael. En un mundo en el que este tipo de novelas suelen pecar de un lenguaje demasiado técnico en ocasiones, el autor nos guía a través del género de la ciencia ficción con una prosa preciosa, nada complicada y limpia.

Estoy convencida de que esta novela gustará no solo a los lectores más adultos, sino a niños y adolescentes. ¡Muy recomendable!