Como ya sucedió en su día con ‘El secreto de la caja de sándalo‘, de Ana María Trigo, otra autora nos vuelve a trasladar a una historia en la que las reminiscencias y secretos del antiguo Egipto nos acompañarán a lo largo de cada página. Hablo de Pilar González y ‘El espejo egipcio’, una novela que os conquistará de principio a fin.

Sinopsis

Dago, el protagonista, es un escritor que se encuentra en un periodo de bloqueo creativo y distanciamiento de su pareja. Él comienza a tener extrañas revelaciones acerca de los anteriores propietarios de un curioso objeto que ha comprado, desde el faraón Akenatón hasta un pintor fauvista, pero esta no será la mayor amenaza a la que se enfrentará.

La madre del protagonista desaparece en circunstancias sospechosas antes de recibirlo como regalo. Miguel, su editor y un hombre peculiar, muere asesinado y en ese momento se descubre que tenía un objeto similar al de Dago. Un espejo.

Con la ayuda de su amigo Carmelo y una arqueóloga, el escritor inicia una investigación para desvelar el secreto del espejo en un viaje del que no imagina su desenlace. Por otra parte, el inspector Cabrera, tratará de descubrir qué relación ha podido tener el espejo con la muerte de Miguel.

Título: El espejo egipcio
Autor: Pilar González
Páginas: 211
Valoración: 5/5

La verdad es que me resulta muy complicado hacer esta reseña sin revelar nada. Empezaré diciendo que ‘El espejo egipcio’ es una delicia desde su primera página hasta el desenlace de esta vertiginosa historia de suspense con algún que otro toque de terror.

En primer lugar, el hecho de vincular una trama de suspense y acción con los elementos más oscuros y apasionantes al mismo tiempo de la cultura egipcia resultan todo un acierto. Un objeto, en principio inofensivo, como un espejo, se convierte en el centro de esta historia en la que los personajes deben iniciar una carrera a contrarreloj para descubrir la verdad y garantizar su supervivencia.

‘El espejo egipcio’ es además una novela que va más allá. Nos presenta unos personajes totalmente certeros, con problemas e inquietudes como las de cualquier otra persona, unos personajes con un trasfondo psicológico muy bien desarrollado y estructurado, provocando en el lector la simpatía casi de forma automática.

Por otra parte, Pilar González hace algo que a mí personalmente me gusta mucho y es entremezclar épocas y personajes de una manera clara y amena. Porque si algo es ‘El espejo egipcio’ es una novela amena y entretenida, que se lee casi de una sentada. El ritmo frenético de la trama apoyado en la fantástica prosa de la autora hacen de esta novela un verdadero must.

Todo esto culminado con un sorprendente desenlace y con las ganas del lector por leer más, hacen que ‘El espejo egipcio’ sea una de esas novelas que tengo que aprobar con nota. ¡Felicidades Pilar!