¡Feliz jueves a todos! Otra semana que pasa volando y eso significa que las vacaciones de Semana Santa ya están cerca. ¡Una necesita un buen descanso! La reseña de hoy es especial, se trata de ‘La bruja de Pendragon Street’, de C.K. Spencer. Seguro que os estáis preguntando sobre la identidad de ese autor o autora y la verdad es que me alegra deciros que es una gran amiga del blog. ¡C.K. Spencer es el pseudónimo de mi querida Ana María Trigo, a la que ya reseñé con ‘Sherlock Holmes y el secreto de la caja de sándalo’! ¿Queréis conocer mi opinión sobre este cuento que ha creado bajo pseudónimo? ¡Pues a seguir leyendo!

Sinopsis: El pequeño pueblo de Star Hollow fue maldecido por una poderosa bruja hace trescientos años, justo antes de escapar de la hoguera. En la noche de Halloween del tercer centenario de este acontecimiento, todo el pueblo está en ebullición, lleno de turistas ansiosos de vivir el espectáculo que se ha desarrollado sobre esta leyenda. Sin embargo, la pequeña Mathilda Everdeen, nieta del propietario de una tienda de antigüedades, se verá envuelta en una trama que enlaza brujería, prejuicios, lucha de clases y crímenes. Y una casa encantada.

Título: ‘La bruja de Pendragon Street’
Autor: C.K. Spencer
Páginas: 85
Opinión: 5/5
‘La bruja de Pendragon Street’ es una maravilla de principio a fin. Con menos de cien páginas, Ana María Trigo o C.K. Spencer ha conseguido crear una historia llena de misterio, matices y por supuesto, mucha pero que mucha magia. A medida que iba leyendo no he podido evitar sentirme dentro de una película al estilo de ‘Prácticamente magia’, protagonizada por Sandra Bullock y Nicole Kidman. ¡Y me ha encantado esa sensación mientras paseaba literariamente por las calles de Star Hollow!

El relato es precioso desde cualquier punto de vista. Por un lado, la manera de narrar de la autora es impecable y además creo que tiene un talento único para recrear ciertas atmósferas y tiempos pasados. Ya lo hizo con ‘El secreto de la caja de sándalo’, pero aquí consigue no solo trasladarnos a un pequeño pueblecito que bien podría equivaler a Maine o a Salem, sino también transmitir por medio de la palabra esa melancolía y atemporalidad que desprenden este tipo de lugares.

     

Nuestra protagonista, Mathilda, es adorable y creo que muchas lectoras se verán reflejadas en ella. Al menos a mí me ha pasado. De la bruja que da nombre a la novela prefiero no hablar mucho para que la descubráis vosotros mismos. Solo os digo que nada es lo que parece y la bruja guarda algún que otro secreto.

Lo que también me ha gustado mucho de ‘La bruja de Pendragon Street’ es que a pesar de su brevedad, aborda problemas muy graves y horribles de la sociedad actual, como por ejemplo los apuros económicos que amenazan con dejar sin nada a las personas que los padecen, el acoso y las burlas de aquellos que ven a otros diferentes o cómo el pasado o los hechos cometidos por las personas que formaron parte de él pueden afectar al presente.

En definitiva, si estáis buscando una lectura que os lleve no más de dos horas de vuestro tiempo y queréis además adentraros en una historia de magia, brujería y maldiciones, ‘La bruja de Pendragon Street’ es vuestro libro sin lugar a dudas. ¡Os sorprenderá tanto como a mí seguro!