¡Feliz martes a todos! Hoy comparto otra reseña de esas que debían haber salido hace mucho tiempo, pero como siempre digo, mejor tarde que nunca. En esta ocasión, os presento ‘El pequeño Cavaliere’, de Borja Jiménez Arroyo. ¿Queréis saber qué me ha parecido? ¡Pues todos a leer mi reseña!

Sinopsis: Alessandro Cavaliere (Sandro) es un niño de seis años perteneciente a una familia con raíces italianas dedicada al crimen organizado. Tras un incidente en el colegio, su profesora, viendo en él indicios que le llevan a preocuparse por su futuro, aprovecha para hacerle reflexionar sobre la profesión que le gustaría tener cuando sea adulto. Augusto, líder de la organización criminal y abuelo de Sandro, ve en la figura de su nieto a un digno sucesor y no dudará en aprovechar la labor encomendada por la profesora para instruir al niño, haciéndole partícipe de las distintas labores de la familia.Esta decisión hará que Sandro se sumerja de lleno en el funcionamiento de la misma y, aunque en principio las directrices sean ofrecer al niño una versión edulcorada del día a día, no podrán evitar involucrarle en un recital de situaciones difíciles que muestran un trasfondo repleto de oscuridad.Por otro lado Estefanía, madre de Sandro, en su afán por conseguir que su pequeño no se desvíe por tal camino, tratará por todos los medios de evitar que el entorno familiar lo influya y lo encamine hacia una vida indigna, en conflicto permanente con la justicia y la ética propia de las buenas personas. Esto le llevará a oponerse de manera frontal a los intereses de su suegro, Augusto, aun sabiendo que podría costarle la vida.

Título: ‘El pequeño Cavaliere’
Autor: Borja Jiménez Arroyo
Páginas: 286
Opinión: 4,5/5

‘El pequeño Cavaliere’, de Borja Jiménez Arroyo, es otra de esas novelas que merece la pena leer. La verdad, debo decir que me ha parecido entrañable, sobre todo el personaje de Sandro, un pequeño que, pobrecito mío, tiene que lidiar con una familia un tanto peculiar y…criminal.

Sin duda, lo que más me ha gustado de la lectura ha sido el personaje del pequeño. Además, me ha parecido un planteamiento original. A pesar de que el tema puede parecer manido, el hecho de que Borja Jiménez Arroyo utilice a un niño de seis años para que a través de él vivamos lo que es formar parte de una familia de criminales, me ha parecido todo un acierto.

La historia se lee rápido y el ritmo de la trama es limpio y emocionante. En el fondo, es una historia que nos cuenta cómo los adultos a veces se aprovechan de la inocencia de los niños y cómo los niños a veces son prisioneros de su propio destino.

¡Una lectura muy recomendable!