Vamos con una reseña que hace muuucho tiempo tenía que haber sacado, pero supongo que nunca es tarde para hacerlo. Hoy vengo a hablaros de ‘Las máscaras de porcelana’, la novela de Rubén Falgueras Pradas, al que ya reseñé con ‘Leyendas de Arreit’. ¿Queréis saber qué me ha parecido? ¡Pues a seguir leyendo!

Sinopsis: Andrea Harris es una prometedora policía de Nueva York, trasladada a España cumpliendo una nueva legislación que aboga por la globalización de los cuerpos de seguridad mundiales. En su primer día de estancia conocerá a su nuevo compañero, Nabar Balder, un detective fuera de la ley cuyos métodos son muy cuestionados. El aviso de un macabro asesinato hallado en La Sagrada Familia de Barcelona dará comienzo a una investigación en la que nada será lo que parece. Rubén Falgueras Pradas nos trae en su primera novela un cocktail lleno de intriga y asesinatos, a caballo entre Barcelona, Granada y Madrid.

Título: ‘Las máscaras de porcelana’
Autor: Rubén Falgueras Pradas
Páginas: 165
Opinión: 5/5

Pues me ha encantado la lectura de ‘Las máscaras de porcelana’, no puedo decir otra cosa, pero eso era de esperar siendo tan fan del género suspense y policíaco como soy.  Realmente, Rubén Falgueras ha creado una historia que se sostiene desde el primer momento, trepidante y emocionante a partes de iguales. Si bien no me gustó demasiado la lectura de ‘Leyendas de Arreit’, en esta ocasión debo aplaudir al autor al que, recomiendo, se quede mucho tiempo en este género que tan bien se le da.

El personaje de Andrea Harris es genial, una mezcla entre la Hellen Grace de las novelas de M. J. Arlidge y Robert Langdon, de Dan Brown. La trama, muy interesante desde el primer asesinato, resulta también muy atractiva de leer y no se hace nada pesada, gracias en gran medida a la forma de narrar del autor y al ritmo de la acción. En ese sentido, me ha recordado mucho al tipo de novelas que podría escribir Jo Nesbo.

El personaje de Nabar también es genial, la antítesis perfecta para desarrollar la acción junto a Andrea. Dos agentes diferentes, con procedimientos totalmente opuestos pero que, a fin de cuentas, buscan el mismo objetivo: atrapar al asesino.

La verdad, no puedo decir nada malo de la lectura de ‘Las máscaras de Porcelana’. Ahora solo me queda ponerme a leer la segunda parte. ¡Creo que me he vuelto fan!