De nuevo cae en mis manos una distopía o utopía, valga la redundancia. En este caso, se trata de ‘Utopía 2079’, de Cayetano Martín. ¡Mira que os gustan las historias intergalácticas eh! 🙂

Sinopsis: En el año 2050 en la Oficina de Naciones Unidas para el Espacio Exterior se produce una llamada diciendo: ¡Ehh, somos los de ahí arriba, los que dan vueltas alrededor de vuestra luna! Se trataba de los agapianos, una civilización humana que había crecido y florecido en la lejana Ágape y que ahora regresaba a la Tierra para salvarla. Pronto fundarían Utopía, la primera ciudad extraterrestre en la Tierra.
29 años después, en el año 2079, Marcus Expósito, el primer utopiano de la historia, será expulsado de la idílica ciudad. En su exilio se enfrentará al Club de Cratos, una asociación de empresas, gobiernos y personas poderosas que luchan contra el noble plan de los agapianos. Un viaje que pasará factura en su cuerpo, en su mente y en su corazón.

Título: ‘Utopia 2079’
Autor: Cayetano Martín
Páginas: 301
Valoración: 4/5

Ya sabéis que tengo debilidad por las historias originales, con argumentos de esos que se quedan grabados en la memoria. A pesar de que no suelo ser muy fan de las historias de ciencia ficción o ambientadas en el espacio exterior, ya me ha pasado varias veces que he tenido que darme un punto en la boca. Me pasó con el ‘Seb Damon 3 14’ de Martin McCoy y me ha pasado con ‘Utopía 2079’.

Lo primero que tengo que decir es que la prosa de Cayetano Martín me ha encantado. Sencilla, directa y con ciertos toques de sarcasmo que la verdad, me fascinan. Siempre he admirado a los autores que consiguen sacarme la sonrisa y Cayetano lo ha hecho con ese toque mordaz que tienen algunos de los fragmentos de su ‘Utopia 2079’.

El lenguaje en este tipo de novelas es fundamental, al menos para una servidora. Si el tema espacial y galáctico no me resulta atractivo de por sí, lo que espero es que me hablen en cristiano cuando esoy leyendo la novela. Y en este caso, Cayetano utiliza un lenguaje claro, sencillo y nada complicado, consiguiendo que el lector siempre sepa lo que está sucediendo entre tanta galaxia, planeta y conflicto. Yo, por lo menos, lo agradezco.

Ha habido momentos que el estilo del autor y la cadencia de la obra me han recordado mucho a la de ‘El marciano’, de Andy Weir, con la diferencia de que en ésta, los tecnicismos y términos espaciales acabaron saturándome la cabeza. No obstante, fue una de mis mejores lecturas del año 2015.

La trama es trepidante y la verdad es que se lee de una sentada, por mucho que el género no llegue a ser del favorito del lector. El personaje principal, Marcus Expósito, es bastante llamativo y el hecho de que sea él quien narre la historia hace que la misma tenga un mayor sentido y sea más disfutrable. Lo mismo sucede con el resto de personajes, ninguno sobra y su presencia en la trama está más que justificada.

¡Una lectura de lo más recomendable y entretenida!