La verdad detrás de los cuentos de hadas: La Sirenita

Y volvemos con la segunda entrega del especial ‘La verdad detrás de los cuentos de hadas’. En este caso voy a desgranar y revelar la verdad que se oculta tras el otro gran cuento de nuestra infancia que Papá Disney también adaptó y debo decir que debo ser una de las pocas a la que la película de ‘La Sirenita’ da un poco de alergia. Vale, la historia es muy bonita, pero me ponía de los nervios la voz de Ariel con ese acento que no sé muy bien de dónde venía. Bueno, vamos a dejar la película animada y a la pelirroja Ariel a un lado para meternos de lleno en la historia detrás del cuento original.
La versión más conocida de ‘La sirenita’ es de otro de los grandes autores de cuentos, Hans Christian Andersen y está fechada en 1837. Al contrario que con ‘La cenicienta’, en esta ocasión hay que decir que solo existe esta versión del cuento, aunque en el año 1975 se hizo una adaptación en Japón muy al estilo anime llamada Ningyo Hime.
Pues bien, entrando de lleno en el cuento danés, lo primero que os sorprenderá saber es que la joven sirena protagonista no es que esté enamorada del príncipe. Más bien y a juzgar por lo que puede extraerse del cuento (la versión original y no las múltiples adaptaciones infantiles), ese enamoramiento es más bien una enfermiza obsesión, que es la que lleva a que la sirenita acuda a la bruja del mar para que le eche un pequeño cable. Aquí tenemos la primera coincidencia con la película de Disney que todos vimos hasta la saciedad, ya que la bruja advierte a la sirena que si forma parte del acuerdo que le propone la consecuencia directa es que se quedará sin voz. Y os preguntaréis, ¿se queda sin voz porque se queda muda? Sí y no, ya que lo que la bruja le propone es cortar su lengua. Por si esto fuera poco, la bruja advierte a la joven que si no consigue el amor del príncipe estará condenada a vivir eternamente fuera del mar.
Hans Christian Andersen
A partir de este punto tenemos otra correspondencia con Disney. La sirenita, convertida ya en humana y el príncipe se enamoran y tras una corta pero intensa historia de amor, vaya por Dios, el príncipe, agobiado un poco por los consejos y habladurías de su familia, decide dejar a un lado a la sirenita para iniciar otra relación con una joven de alta alcurnia.
¡Y aquí viene el verdadero drama! Si el príncipe se casa con la noble, eso significará la muerte de la joven sirena, por lo que sus hermanas, temerosas de la tragedia, le hacen entrega de un cuchillo con poderes mágicos para que asesine al príncipe y se frote las piernas con su sangre para convertirse de nuevo en humana (hay quien incluso ve connotaciones sexuales en este detalle).Y la cuestión es, ¿creéis que la pequeña sirena comete semejante crimen?
Pues no, por suerte. La pobre se ve incapaz de acabar con la vida del príncipe y acepta que se case con la noble aunque eso suponga su muerte. ¿Y cómo muere? Prácticamente se suicida tirándose al mar para convertirse en espuma.
¿Os lo podíais imaginar? La verdad es que de todos los cuentos que os voy a analizar/destrozar no es de los peores. Y dicho esto, lanzo una pregunta que no sé si alguien va a ser contestarme. Recuerdo que cuando era niña vi como una versión de La sirenita pero que era como de plastilina o stop motion, no lo recuerdo bien. ¡Si alguien lo sabe que me lo diga! Y también me acuerdo que había como unos dibujos animados o mini películas basadas en cuentos que no sé si eran italianos o japoneses. Recuerdo que tenía la cinta de Cenicienta y alguna más y llevo mucho tiempo detrás de ellos. De nuevo, si alguien lo sabe ¡que lo comparta!

La verdad detrás de los cuentos de hadas: Cenicienta

A lo largo de una serie de artículos voy a ir desgranando esos cuentos como realmente son, tal y como fueron escritos por los Hermanos Grimm, Andersen o Perrault, los autores más prolíficos en materia de cuentos. En este primer artículo y con motivo de un reciente visionado, le toca el turno a ‘Cenicienta’.
El clásico de la Cenicienta cuenta en su haber con muchas versiones, de hecho puede presumir de ser el cuento con más versiones habidas y por haber, cada cuál más distinta de la otra, pero sin duda, una de las más famosas es precisamente la más tétrica. Ni que decir tiene que dista mucho de la película de Disney. ¡Agarraos fuerte porque parece sacado de la mente del que hizo las películas de ‘Saw’!
Una de las versiones más antiguas de la ‘Cenicienta, más antigua incluso que la versión de los Hermanos Grimm y Perrault habla de una joven que consigue asesinar a su madrastra para que su padre se case con la bondadosa ama de llaves. Antes de nada, me gustaría compartir con vosotros que a lo largo de los siglos y las épocas, han existido muchas versiones del cuento. Es curioso encontrar Cenicientas chinas, vietnamitas, griegas o egipcias y hasta una creada por Heródoto.
Siguiendo con el cuento tal cuál como se concibió en su origen, llama la atención lo siniestra que la joven de la zapatilla de cristal fue concebida. Si lo de asesinar a su madrastra os ha dejado de piedra, no os vais a poder creer lo que viene ahora.
Uno de los puntos más tétricos y sangrientos del cuento es que una de las hermanastras de Cenicienta, a la hora de probarse el zapatito de cristal decide cortarse los dedos del pie con el fin de que le quepa. Pero es que la otra hermanastra no se queda atrás, ya que opta por cortarse un trozo de talón. ¡En shock me encuentro! Y el príncipe se da cuenta de que ninguna de las dos es Cenicienta precisamente por la sangre que mana de los pies de las muchachas.
Los Hermanos Grimm
Pero lo peor no acaba ahí. ¿Cuál puede ser el castigo de las dos hermanastras de Cenicienta después de haber querido engañar al príncipe? Pues según la versión más genuina, su castigo consiste en ser atacadas por miles y miles de pájaros que les picotean todas las partes del cuerpo y los ojos, provocando que se queden ciegas y que tengan que recurrir a la mendicidad.
¿Cómo os quedáis? Porque yo agradezco y mucho haber crecido con la versión para todos los públicos. Pido perdón si estoy destruyendo infancias, pero es que me ha parecido un tema muy interesante que tenía que compartir con todos vosotros.
¿Próximo cuento a desgranar? Otro de mis favoritos, ¡La sirenita! Que tiemble Ariel…

Entrevista con David Lozano Garbala, autor de ‘Cielo rojo’ y ‘Hyde’

Después de la Semana Santa volvemos a la rutina y lo hacemos por la puerta grande. Tengo el honor de compartir con vosotros esta entrevista que muy amablemente me ha concedido el autor David Lozano Garbala, responsable de novelas como la trilogía ‘La puerta oscura’, ‘Cielo rojo’ y más recientemente la frenética y oscura ‘Hyde’, de la que os traje la reseña hace unas cuantas semanas.
David Lozano Garbala nació en Zaragoza en el año 1974 y no solo es escritor, ya que también aporta su granito de arena al mundo audiovisual, en el que yo me he formado, escribiendo interesantes guiones. Es además profesor y tiene en su haber el Premio Gran Angular por su novela ‘Donde surgen las sombras’. Debo reconocer que antes de leer ‘Hyde’, no conocía a David Lozano Garbala, pero ahora, gracias a una maravillosa lectura, me he hecho con algunos de sus otros libros y espero poder reseñarlos pronto. Sin más dilación os dejo con la entrevista.
1. ¿De dónde nace la idea de ‘Hyde’? 
Siempre me ha interesado todo lo que tiene que ver con la manipulación, se trata de un ingrediente muy sugerente para las tramas de misterio y suspense. “Hyde” nace cuando se me ocurre que la publicidad subliminal puede emplearse como arma, para convertir a las personas en instrumentos de venganza.
2. ¿Te sientes cómodo escribiendo en el género young adult
En realidad, la denominada “literatura juvenil” siempre ha tenido, en general, una indiscutible proximidad con la que llamaríamos la “literatura de adultos” (de hecho en ocasiones la frontera entre ambas se difumina por completo), así que en ese sentido me siento muy cómodo dirigiéndome a ese perfil joven de lector, que vive las historias con intensidad.
3. ¿Tuviste que investigar mucho y adentrarte en el mundo de la psicología para escribir ‘Hyde’? 
“Hyde” ha requerido cierta labor de documentación –sobre publicidad subliminal y sí, también algo sobre psicología- pero ha sido una tarea fácil y muy interesante. Otras novelas mías, como “Herejía” –que se ambienta en el siglo XV- han sido mucho más difíciles de preparar.
4. ¿Siempre quisiste ser escritor? 
Siempre he necesitado escribir. Se trata de una actividad a la que he sido fiel durante toda mi vida: mientras estudiaba, en mis diferentes trabajos… Las circunstancias han permitido que me pueda dedicar profesionalmente a ello, me siento muy afortunado por ello.
5. Tengo entendido que también eres profesor, ¿qué te supone un mayor reto, ponerte cada día frente a tus alumnos o afrontar la temida página en blanco? 
Los dos son auténticos desafíos que te exigen una gran dedicación en el día a día. No obstante, por difícil que me resulte a veces construir una nueva historia, trabajar con personas implica siempre una mayor responsabilidad.
6. ¿Cuáles son tus referentes, autores favoritos…? 
En realidad, como lector tengo gustos mucho más variados de lo que parece teniendo en cuenta lo que he escrito hasta el momento. Mis referentes para el suspense son Edgar Allan Poe, H.P. Lovecraft, Stephen King… Como lector, sin embargo, disfruto además de autores ajenos al género como Nick Hornby, Muñoz Molina, Paul Auster…
7. ¿Si tuvieras que quedarte con un personaje de ‘Hyde’, con cuál sería y por qué?
Supongo que con Álvaro. Ambos compartimos cierto gusto por lo inquietante, por las escenografías tétricas, y una gran curiosidad en torno a la muerte. Álvaro es una persona observadora, que se hace preguntas. Siento cierta complicidad con él. Quizá parezca en algún momento poco social, pero en el fondo es alguien que valora mucho la amistad y en eso también coincidimos.
8. ¿Cuáles son tus libros favoritos? 
Hay bastantes que me gustan especialmente, de géneros muy diferentes. Por ponerte algunos ejemplos: Los relatos de Edgar Allan Poe y los de H. P. Lovecraft; todas las aventuras de Sherlock Holmes, de A. Conan Doyle; “El fantasma de Canterville”, de Óscar Wilde; “Alta fidelidad”, de Nick Hornby; “Wilt”, de Tom Sharpe; la saga de Geralt de Rivia, de Andrzej Sapkowski; “El sentido de un final”, de Julian Barnes; “La edad de la inocencia”, de Edith Wharton…


9. ¿Cuál es el método que sigues a la hora de escribir? ¿Eres de los que se tiran a la piscina sin organizar la novela o necesitas esquemas? 
El género del suspense suele requerir bastante planificación; confiar solo en la improvisación conforme se escribe resulta muy arriesgado para la coherencia de la historia cuando todo tiene que cuadrar. Por eso yo suelo preparar el esqueleto de la novela antes de ponerme a redactar, aunque –eso sí- sin entrar en demasiados detalles, que decido cuando ya estoy escribiendo.
10. ¿Cuáles son tus próximos proyectos? 
Ahora mismo estoy trabajando en un documental y en una novela de suspense para la editorial SM, que verá la luz dentro de unos meses. No puedo dar más detalles… 😉
Si todavía no habéis leído ‘Hyde’, ¿a qué estáis esperando para haceros con ella? Aquí os dejo un enlace con todos los libros que podéis adquirir de David Lozano Garbala.

Reseña de ‘La doble vida de Becca’, de Aida Cogollor

Estamos a viernes santo y seguro que muchos de vosotros estáis disfrutando de unas merecidas vacaciones. Yo estoy aprovechando para ponerme al día con lecturas y escribir mi propia novela, pero he de reconocer que me está costando más de la cuenta, aunque con ánimo e ilusión todo se consigue.
Hoy os traigo la reseña de la nueva obra de la autora novel Aida Cogollor, a la que muchos de vosotros conoceréis y a la que tuve el placer de entrevistar hace un par de meses con motivo de la publicación en Amazon de su novela ‘Atlante: más allá de las estrellas’. En esta ocasión, dejamos las galaxias lejanas para adentrarnos en Nueva Orleans, el mundo del baile y de los clubs de striptease con ‘La doble vida de Becca’, una historia en la que se combina el amor, el erotismo y la comedia a partes iguales.
Antes de entrar de lleno en la reseña, debo decir que he leído todas las obras de Aida y hasta este momento no creo que haya ninguna que supere a ‘Atlante: más allá de las estrellas’. Creo que fue un cambio de registro muy positivo y tal vez por esa razón Becca me ha sabido a poco, aunque me ha gustado y me ha entretenido igual, pero es que como digo, después del subidón de ‘Atlante’, Becca se me ha quedado un poco en agua de borrajas. Insisto en que me ha gustado y he disfrutado mucho con su lectura, pero me ponen una galaxia y a Alfa en ella y… no hay nada que hacer.
En ‘La doble vida de Becca’ tenemos a Rebecca, camarera durante la semana y bailarina de striptease las noches de fin de semana. Una doble vida muy marcada que no escapa de la rutina, hasta que conoce una noche a Charlie, un vagabundo al que unos jóvenes dan una paliza de muerte. Aquí tenemos uno de los mejores puntos de esta historia, que puede parecer a simple vista muy estilo ‘Pretty Woman’, solo que no lo es, ya que Becca es un personaje super fuerte. Es por eso por lo que me ha gustado. Aida ha cambiado los papeles tan estereotipados de que la mujer debe ser la dama en apuros. En su novela, Becca no lo es en absoluto y el rescatado pasa a ser Charlie. Es un acierto que se plantee así la historia y que a lo largo de las páginas veamos cómo los papeles están completamente cambiados: Becca es la directa, la que lucha, la que no se muerde la lengua… mientras que Charlie es el cohibido, el asustado, el que huye de su pasado… Un enfoque original que marcará el inicio de esta pasional historia.
Porque es la pasión lo que mueve a Becca. La pasión por el baile y la pasión por Charlie. Otra sorpresa que no esperaba encontrarme es que la historia está dividida como en dos partes. Una ya os imaginaréis que es la de su historia de amor con Charlie, pero de la otra mejor me callo porque no me lo esperaba para nada y quiero que lleguéis a ella con la misma sorpresa, aunque debo decir que no me pareció muy justo para Becca…¡Es que soy fan de Charlie desde el minuto uno! Y tampoco me esperaba la sorpresa del final. ¡Eso es una baza muy bien jugada!
No obstante, si hay algo que falla en la novela en mi opinión, es que es demasiado rápida y que hay cosas que suceden sin necesidad, como también diálogos que llegan a rozar lo plano y lo repetitivo. En otros momentos incluso, puede llegar a parecer que tanto Becca como Charlie son personajes meramente superficiales y, a pesar de que la autora ha querido darles un background, éste no deja de ser típico y esterotipado.
Los personajes secundarios vuelven a dar mucho juego, sobre todo Sam, el hermano de Becca y Frankie, la mal hablada y mejor amiga de la protagonista. Aida debería plantearse hacer un spin off con estos dos porque daría para mucho.
En definitiva, si queréis pasar un buen rato, disfrutar de una lectura amena y divertida y sois amantes de la música (presente en todas las páginas de la novela), ‘La doble vida de Becca’ es vuestra novela.
Aquí os dejo el enlace de Amazon y el booktrailer.
PD: ¿No os encanta la portada? ¿Y no os encanta Charlie Hunnam, la inspiración de Aida para Charlie?
Booktrailer
Veredicto

Entrevista a Ferran Blanch, autor de ‘Mi gran viaje a los 40’

Hoy os traigo la entrevista con Ferran Blanch, autor novel de ‘Mi gran viaje a los 40’, novela de la que os ofrecí reseña el pasado Lunes. Ferran nació en Barcelona y desde una edad muy temprana sintió mucho interés por el mundo artístico, desarrollando diferentes actividades como el dibujo, la pintura y la escritura. Trabaja en el mundo audiovisual desde hace muchos años y se acaba de abrir camino en el mundo de la literatura con ‘Mi gran viaje a los 40’, pero por suerte, no será la única novela con la que nos deleitará, ya que tiene otra a puntito de caramelo para publicar. ¡Que nos cuente él mejor!

 
1. ¿Qué es lo que motivó este maravilloso viaje a Estados Unidos?
Junto a mi pareja, teníamos ganas de hacer algo así, una locura. Individualmente también tenía ganas de hacer un cambio. Llevaba mucho tiempo trabajando con mi negocio, una productora de video. Afortunadamente tenía mucho trabajo pero no descansaba nunca y hacía tiempo que ni hacía vacaciones. Decidí dar un paso importante. Yo soy así de drástico, cuando me pasa algo por la cabeza hago lo posible para hacerlo. También contribuyó a mi necesidad, añado con cierto humor, la crisis de los 40. De aquí el título.
2. ¿Por qué ese destino en concreto?
A los dos nos atraía mucho ese país, siempre me ha gustado y como se nos ocurrió de hacer el viaje en autocaravana, creímos que era el país ideal para este tipo de viaje
3. ¿Si tuvieras que quedarte con una única anécdota del viaje por cuál te decantarías?
En Estados Unidos nos ocurrieron muchas cosas, pero no deja de ser un país similar al nuestro, salvando las distancias por supuesto. Pero donde disfruté también bastante fue en la segunda parte del viaje, en
Centroamérica y ya sin autocaravana, donde el choque de culturas es más contundente. En Guatemala recuerdo unos niños en Chichicastenango que nos quisieron hacer de guías hasta una montaña donde se hacía un ritual maya. No nos quisieron cobrar nada pero cuando terminamos les compramos unos refrescos. No veas las caras de felicidad que ponían cada uno con su botella. Parecían los más felices del mundo con una simple bebida.
4. ¿Hubo algún momento en el que pasaste miedo?
Miedo, miedo, no. Algún susto tuvimos pero no para sentir peligro por nuestras vidas. Si ya en la vida rutinaria, alguna sorpresa te llevas (sobretodo cuando te llega una multa inesperada), imagínate estando de viaje donde cada día es diferente. Pero forma parte del viajar. De hecho cuando viajas ya buscas esto: la aventura.
5. ¿Qué es lo que te chocó más de la cultura estadounidense? (Para bien o para mal)
Es un país donde se rinde culto al dinero en exceso. Es un buen país para prosperar y enriquecerte, hay muchas oportunidades de hacer algo grande, cosa que aquí en España es muy difícil. Por contrapartida, si haces las cosas mal, si vas por mal camino, la ley es muy dura, y puedes ir a la cárcel, por ejemplo, por conducir borracho. Y ya no te digo nada si defraudas a Hacienda.
6. ¿Desde cuando escribes?
Escribir siempre me ha gustado, aunque no tenía en mente hacer un libro. Desde pequeñito escribía cuentos de terror, aventuras de acción, incluso he colaborado muchos años en revistas locales con artículos cinematográficos. Pero entonces me incliné por el cine y el audiovisual en general. Cuando he escrito ha sido para realizar guiones para cortos o para programas de televisión. Ahora, con los años, me da más pereza meterme en un rodaje, por lo que con la escritura he encontrado la forma individual de desfogarme. Siempre digo que a mí lo que me gusta es crear historias, solo que antes las contaba a través de una cámara, y ahora utilizo un bolígrafo (escribo a mano). De esta forma no tengo que molestar a nadie. Yo sólo me basto.
7. ¿Te gustaría adentrarte en algún otro género como el misterio, la aventura…?
Ahora está a punto de salir mi segundo libro, esta vez es una novela. También tiene un viaje de fondo pero claro, al ser inventada, he disfrutado muchísimo dejando libre la imaginación sin ningún tipo de límite. Hay varios géneros que me gustan, como el terror, pero creo que donde más cómodo me siento es en tragicomedias, o sea, historias con un fondo serio pero que se desenvuelven en tono de humor. Tengo un sentido del humor un poco especial. Me gusta el humor negro, absurdo, irónico, con mala leche, como digo. Y darle la vuelta a las cosas para encontrar el punto cómico justo, sin pasarse. Con la comedia ocurre lo mismo que con el terror. Creo que son dos géneros muy parecidos. Si cruzas la linea se desmonta. El humor y el terror se deben tratar con seriedad y rigor. Sin caer en tópicos ni situaciones fáciles.
8. ¿Cuáles son esos autores o libros que más te han marcado?
Un autor que me encanta, y es norteamericano por cierto, es Paul Auster. Me encanta porque siempre se sorprende. Siempre. Sus historias y personajes están muy elaboradas y salen de lo normal. Creo que involuntariamente, con mi nuevo libro, me he inspirado en la brillantez creativa de Auster. De autores españoles he disfrutado muchísimo con “La sombra del viento” De Carlos Ruiz Safón y “La piel fría” de Albert Sanchez Piñol.
9. ¿Cuáles son tus próximos proyectos? 
Como ya he comentado, me hace mucha ilusión estrenar novela, después de un primer libro basado en experiencias propias. Se llama “Desmemorias de un pez en el desierto” y trata sobre un hombre que en mitad de un viaje pierde la memoria. No recuerda quién es, ni de dónde viene ni a dónde va. Poco a poco irá recuperando pedazos de su vida para redescubrir su objetivo, su propósito. Es una historia a caballo entre Lleida, mi ciudad, y el sur de Estados Unidos, que conozco tan bien. Unos constantes saltos en el tiempo entre el presente, su pasado inmediato y su pasado más lejano. La presento en Lleida el 16 de abril y se podrá comprar a través de la web oficial (que aún está inactiva hasta el día del estreno)
10. ¿Repetirías el viaje a Estados Unidos si pudieras?
Claro que repetiría el viaje, de hecho, siempre estaría viajando. El virus del viajero lo tengo ya bien instalado en mi cuerpo. Siempre que puedo hago mi escapadita, y estoy seguro que en otro momento de mi vida necesitaré otro gran viaje como el del libroPara contactar con Ferran:
Facebook
Twitter
Su blog como creador audiovisual
Su blog literario

Y para adquirir ‘Mi gran viaje a los 40’
http://www.migranviajealos40.com/

Y próximamente disponible su segunda novela
http://www.desmemoriasdeunpezeneldesierto.com

Reseña de ‘Mi gran viaje a los 40’, de Ferran Blanch

Con la primavera recién estrenada y el mes de marzo a punto de terminar, ha llegado el momento de reseñar una nueva obra novel, que ya hacía bastante tiempo que no publicaba, gracias a los impedimentos propios del trabajo, la escritura de mi novela y mil y una cositas más como la maldita alergia, que me tiene agotadita. ¡Vacaciones, venid pronto!
Bueno, vayamos a lo que nos interesa, que es la reseña de una nueva obra novel. En este caso, he tenido el privilegio de leer ‘Mi gran viaje a los 40’, novela escrita por Ferran Blanch y que ha hecho mis delicias desde el principio hasta el final. Antes que nada tengo que decir que ‘Mi gran viaje a los 40’ no es una novela al uso, es decir, de ficción. Más bien es la aventura personal del propio autor, una sucesión de vivencias y experiencias de las que se desprenden consejos y actitudes que, al menos en mi caso, me han ayudado a querer intentar entender la vida de otra forma. Y es que Blanch tomó la valiente decisión de emprender un viaje sin fecha de regreso establecida por Estados Unidos, después de detenerse a pensar en el daño que la rutina estaba ejerciendo sobre su persona y su alma. Desde el principio, he coincidido con él en que hay veces que uno tiene que escapar, sobre todo cuando caes en esa dañina costumbre de vivir para trabajar o dejar que el trabajo y las obligaciones absorban la energía que quizás necesitamos para hacer otras cosas. A veces tenemos que escuchar a nuestro yo interior y si lo que ese yo nos pide escapar, tomarnos un tiempo para nosotros mismos, tenemos que tirarnos a la piscina. Hay quien diría que eso se llama huir de la realidad. Y yo pregunto, ¿y qué si es así? Absolutamente todos necesitamos huir de ella a veces. Algunos lo hacen a través de una película, la lectura de un libro, un día en el campo… Otros optan por hacerlo a lo grande y emprender ese viaje, único y que no volverá a repetirse. El viaje que cambiará su existencia y la forma de afrontar el futuro. Y es lo que Ferran hizo acompañado por su pareja. Sin fecha de regreso, con las pertenencias necesarias y sin lujos, alquiló una caravana y durante seis meses se recorrió gran parte del territorio norteamericano.
En ‘Mi gran viaje a los 40’, Blanch ofrece reflexiones demoledoras sobre el paso del tiempo, lo rápido que nuestros días se suceden y en los que, en la mayoría de los casos, nos dedicamos a quejarnos y a pedir más, más y más, sin pararnos a pensar en lo afortunados que somos. Vivir el momento podría ser una de las moralejas que puedo sacar tras la lectura de su aventura por Estados Unidos.
Porque ¡eso es una aventura en toda regla! A modo personal, yo llevo queriendo hacer un viaje similar durante mucho tiempo. Soy un culo inquieto y necesito viajar de vez en cuando, pero también soy consciente de la situación en la que vivo y me temo yo que ese gran viaje que cambiará mi vida va a tener que esperar. ¡No creo que pueda montármelo como Ferran con los menos de 200 euros que cobro al mes jajaja! Pero bueno, desde el principio, he empatizado con Ferran. Su forma de pensar, el que sea cinéfilo como yo y que haga ese viaje que llevo queriendo hacer durante tanto tiempo… ¡era obvio que su novela me iba a gustar! Además de los consejos y de las reflexiones que hace a lo largo de las 160 páginas de su novela, leer ‘Mi gran viaje a los 40’ me ha ayudado a tener un poco más claro qué ciudades quiero visitar cuando llegue mi momento de pisar el continente americano. No puede faltar Savannah, una ciudad de la que Ferran habla maravillas y que jamás me habría imaginado que fuera tan hermosa. Tampoco Baltimore, Los Ángeles, Las Vegas… Sí que es cierto que cuando pensamos en Estados Unidos nos movemos por las grandes y conocidas ciudades, pero gracias a su novela, he podido descubrir que hay muchos otros enclaves que también merecen la pena.
¡Y menudas anécdotas, con las que puedes aprender un poco más los engranajes de la cultura americana y las que me servirán para, en un futuro, estar preparada ante cualquier eventualidad que pueda suceder! No puedo quedarme con una sola, pero lo del supermercado Wall-Mart me ha dejado impresionada (solo voy a decir que los americanos parecen no tener complejos) y hasta ahí voy a leer. Por no hablar de lo que Blanch y su pareja viven en Florida. ¡Qué miedo! Si ya no me llamaba la atención Miami después de haber leído su experiencia nocturna en la ciudad menos todavía.
No podéis dejar de leer ‘Mi gran viaje a los 40’. Para la gente como yo, más joven, es una excelente lección sobre la vida y lo que importa de ella. Digamos que te hace pensar y reformular qué es aquello a lo que de verdad debemos dar importancia. A los que sean más adultos, estoy segura que empatizarán con muchas de las reflexiones de Ferran y se sentirán identificados con sus preguntas, sus miedos y sus vivencias. Y también influirá a todas esas personas que están pensando en poner tierra de por medio, abandonar la asfixia de la rutina y encontrarse con su verdadero yo. Seguro que tras leer ‘Mi gran viaje a los 40’ se deciden a hacer las maletas para pasar una temporada alejados del mundanal ruido de la sociedad en la que vivimos.
Veredicto

¿Cómo acabar con la “crisis del lector”?

Os ha pasado, no lo neguéis. En algún punto de vuestra vida habéis ido a coger un libro, incluso uno al que de verdad le tenéis ganas y habéis visto que no conseguíais pasar de la segunda hoja, que los minutos se os hacían eternos y que lo único que el cuerpo os pedía era el tiraros en la cama y hacer absolutamente nada. Todos lo hemos vivido. A veces dura un par de días. Otras semanas y en el peor de los casos meses o incluso años. Es la crisis del lector/a. Y yo también la he vivido. ¿Lo peor? Me parece que voy a empezar a vivirla de nuevo.
En mi caso, esta crisis viene provocada por la estación primaveral. Como alérgica que soy, me cuesta la vida hacer cualquier cosa entre marzo y mayo. No me pasa solo con los libros. También lo sufro con actividades tan rutinarias como salir de casa para coger un autobús, cepillarme el pelo y a veces hasta levantarme de la cama me supone un esfuerzo descomunal. ¡Maldita alergia al polen!
Pero en lo referente a los libros es algo que sí o sí me pasa cada año. La vez que más me duró fue casi tres meses. No cogí un solo libro durante ese tiempo, pero es que tampoco encontré alguno que me gustara o sedujera de verdad. Últimamente estoy notando que me cuesta más ponerme a leer, pero saco fuerzas de donde no las tengo y aunque vaya un poco más lenta, siempre leo algo. Si normalmente puedo leer entre cinco y seis capítulos por día y hasta hacerlo con varios libros a la vez, estos días leo entre uno y dos, por lo que pido perdón si no subo reseñas tan rápido. ¡Es que me cuesta mucho!
Haciendo honor al título de la entrada, diría que existen varias formas de acabar con la “crisis del lector/a”. Como siempre, son trucos que a una servidora le han funcionado, pero puede haber otros muchos que podéis compartir conmigo en los comentarios.
1. Si os cuesta mucho leer, coged algún libro como yo digo, plano. Es decir, comedia romántica o que no os hagan pensar mucho y poco a poco iréis viendo que os volvéis a enganchar.
2. Café, café, café… En mi caso es que me afecta mucho. Me tomo una taza por la mañana y tengo la energía al 200% durante cuatro o seis horas. Momentos en los que aprovecho para leer.
3. No os agobiéis. Si un día leéis una página, que así sea. Si al siguiente leéis tres pues… ¡mejor! Sin prisas.
4. No leáis mientras coméis. Y lo digo por una razón. Yo soy o mejor dicho era de las que leía mientras picaba un poco de chocolate, sobre todo chocolate. ¡Never in the life! En mi caso, comer aunque fuera un poquito me hacía quedarme sopa.
5. Tampoco leáis en un coche o autobús. De nuevo, mi opinión. Yo no puedo y menos en esta época. El otro día me quedé completamente dormida por ir leyendo en el bus. ¡Y eso que el libro estaba de lo más interesante!
Y poco más os puedo decir. ¿Cuáles son vuestros trucos?

¿Hay que obligar a que los niños lean?

Estrenamos nuevo mes en el blog (¡el tercero ya!) y hoy he creído oportuno dedicar un post a una de las preguntas que muchos padres y madres se hacen a lo largo de la infancia de sus hijos. ¿Hay que obligar a los más pequeños a leer? ¿Es necesario forzarles a que cojan un libro? Antes de nada me gustaría aclarar que yo no soy madre, por lo que no puedo quizá empatizar, pero sí he trabajado a lo largo de mi vida rodeada de muchos niños y además cuento con mi propia experiencia, como siempre, para daros mi opinión.
Hay que partir de la base de que el gusto por la lectura es, a mi modo de ver, parte de la personalidad de cada uno, algo innato y que puede parecer que a simple vista no se puede modelar. No obstante, se puede intentar fomentar desde que el niño es muy pequeño. Si después de someter a los niños a repetidos estímulos relacionados con el hábito de la lectura vemos que el interés sigue siendo nulo, entonces ya se debería parar. No se pierde nada por intentarlo, pero si se fracasa en el intento hay que tener en mente una única cosa: hay personas a las que les gusta leer y otras a las que simplemente no les va.
Una de las primeras actividades que se pueden llevar a cabo en la misión de fomento de lectura es, siendo el niño muy pequeño, leer cuentos. La voz de la madre y las fábulas que emanan de los libros siempre serán un buen aliciente para que la imaginación y la atención del niño estén alerta. Es un hábito que debe comenzar siendo el niño pequeño y hacerlo de forma amena y divertida puede ayudar bastante. He comprobado que los niños cuyos padres les han leído bastante cuando eran pequeños suelen desarrollar un fuerte interés por la lectura. Siempre hay excepciones, pero por regla general suele funcionar. Un buen truco es también permitir que el niño seleccione un libro o establecer turnos: una noche puede elegir el padre o la madre y otra el niño. Si es un libro con dibujos, que lo será la mayoría de las veces durante los primeros años, es también buena idea detenerse en ellos y preguntarle al niño cosas.
En esta cuestión también tenemos que hablar del factor costumbre o hereditario, si queremos llamarlo así. Es un hecho que si el niño ve en sus padres gusto por la lectura, en los dos, lo más probable es que lo desarrolle también. Si uno de los padres es el que lee, las probabilidades ya son del 50% y en ese caso no valdrá el recriminarle al niño que no lee porque lo primero que dirá será “Tú tampoco” y se supone que los padres son un modelo de conducta.
Otra forma de fomentar la lectura es, de vez en cuando y si el bolsillo lo permite, ofrecerle al niño comprar un libro. Hay miles de libros muy baratos de precio en cualquier librería. Se puede ver como una recompensa o simplemente ofrecérselo sin que exista motivo alguno. Darle la libertad para que elija (estableciendo siempre unas normas, rango de precios…) es una buena forma de incitarle a la lectura y al mismo tiempo fomentar su capacidad de decisión y elección.
Las bibliotecas son vuestras mejores amigas si lo que deseáis es que vuestro hijo lea. Siempre tienen actividades muy interesantes diseñadas para fomentar la lectura y pasar un buen rato. Aparte de eso, todo padre que quiera que su hijo lea debería sacarle un carnet de biblioteca y, como en el caso anterior, establecer la rutina de ir, sacar los libros, leerlos y devolverlos.
Como veis es un proceso que se tiene que modelar desde una edad muy temprana. Por otro lado y cuando los niños vayan alcanzando la edad más adulta, es posible que tengan amigos que les inciten a la lectura o todo lo contrario. Una cosa está clara: no se puede obligar a que un niño lea porque primero, estaremos haciendo que tenga manía a algo que realmente es maravilloso y segundo, estaréis francamente perdiendo el tiempo.
Relacionado con este punto es importante hablar de la obligación a la lectura que se impone en los colegios y más todavía en institutos. Adoro leer, pero hasta yo reconozco que algunos libros que recomiendan por no decir obligan y en periodos de tiempo muy cortos leer en los institutos están desactualizados y no interesan para nada a los chavales. Por mucho que sea un clásico de nuestra literatura, no se puede pretender que un niño o niña de 13 años lea en 3 semanas “El camino”, de Miguel Delibes. Sin embargo, a lo mejor pueden encontrar interesantes otros títulos como ‘Un mundo feliz’, de Aldous Huxley u otros con temáticas más atractivas para sus edades e igual de importantes para su cultura y aprendizaje. Creo que en ese sentido hay que saber empatizar. Si ya obligar a la lectura es nefasto para un crío por lo menos hazlo con títulos que le resulten interesantes y luego debate sobre ellos en lugar de hacer un examen.
Y poco más que decir al respecto. Intentar desde muy pequeñitos que lean es vital para su futuro desarrollo, pero como he dicho al principio, no os tiréis de los pelos si veis que vuestro hijo no lee. Es algo que va en el carácter de cada uno y que, como digo, puede intentar cambiarse.

Los mejores trucos para escribir

Hoy os traigo una entrada un poco especial que creo que vendrá muy bien para todas aquellas personas a las que, como a mí, os gusta escribir, pero no sabéis muy bien cómo hacerlo, si es mejor organizar el trabajo en lugar de escribir sin seguir ningún patrón o esquema… A continuación os ofrezco una serie de trucos o pautas que podéis seguir pero que en ningún caso tienen que ser los más adecuados. Son los que a mí me han ido bien a lo largo de los años y los que me resultan más efectivos a la hora de escribir. Espero que os sirva de ayuda y si tenéis algún comentario o sugerencia no dudéis en compartirlo 🙂
1. Establecer una rutina
Para ser sincera yo era de las que no me fijaba rutinas en este sentido, pero a lo largo del pasado año me fui dando cuenta de que es la mejor forma para forzarte a ti misma para terminar un trabajo, guión, novela… Mucha gente se queja de que no tiene tiempo de escribir o de que no lo encuentra. Yo pensaba igual pero he descubierto que si me fijo un momento del día el proceso avanza mucho mejor. En mi caso, me propuse escribir entre semana por la noche una hora. Los fines de semana dedico el máximo de mi tiempo, pero entre semana por unas cosas o por otras necesito fijarme un momento.
2. Escribir siempre aunque sea un poquito
Hay que escribir todos los días en mi opinión o trabajar todos los días en tu proyecto. En ese sentido, soy de las que piensan que aunque hay que escribir aunque sea un par de líneas, pero no romper esa rutina de la que hemos hablado. Por ejemplo, el lunes es tu día de suerte y escribes una hoja y media, pero el martes no estás inspirado o no te apetece mucho, pero aún así debes ingeniártelas y escribir un par de líneas o pulir algunos detalles.
3. Fijar una fecha tope
Importante si estáis pensando en publicar o presentar vuestro proyecto. Es vital que fijéis una fecha y que además os la pongáis bien grande en vuestro sitio de trabajo, solo así recordaréis todos los días que tenéis que terminar lo que estáis escribiendo sí o sí.
4. Escribir fuera de casa ayuda a la inspiración
Yo escribo muy bien en casa, pero hay veces que me siento bloqueada y necesito salir a algún sitio para cambiar de aires. Hace relativamente poco he descubierto que en las cafeterías me inspiro bastante bien, sobre todo en los Starbucks. Yo no sé qué tienen, pero es ir allí y escribo sin parar. Es una buena alternatva para tomarse un café mientras vas dándole forma a tu historia. Además, puedes ser testigo de algunas cosas o escenas que alimenten tu imaginación, conversaciones que te iluminen y te ayuden a escribir un diálogo o algún pasaje de tu historia.
5. La música va de la mano de la inspiración
Yo no puedo escribir sin música. No puedo. Y para más señas, no puedo escribir si no escucho música instrumental o bandas sonoras, temas de piano… Está científicamente demostrado que este tipo de música despierta a las neuronas y te ayuda a realizar un mejor trabajo. Os recomiendo escribir escuchando a Ludovico Einaudi o a Abel Korzeniowski.
6. Tener un planning bien definido
Es necesario organizar tu novela antes de ponerte a escribirla. Hay gente que es capaz de escribir sin necesidad de hacerse esquemas, y yo era de esas, pero por propia experiencia os digo que se necesita un plan de trabajo, dedicar un par de semanas a estructurar la historia, definir a los personajes, hacer una investigación y apuntar todo lo que creáis necesario. No es broma. Os cuento que hace un par de años escribí una novela que tengo todavía pendiente de corregir en la que, por no hacer ninguna planificación el personaje principal empezó llamándose Peter, tenía 30 años, pelo negro y ojos azules y al final de la novela se llama George, tenía 36 años, pelo castaño y ojos pardos. ¡La planificación es un must!
Y estos son los consejos que puedo daros. Me encantará leer vuestros comentarios sobre qué métodos o trucos seguís para escribir.

Reseña de ‘Sinopsis de Cine’, de Ángel Sanchidrián

Con la gala de los Oscar todavía latente he creído que la reseña de hoy debería estar relacionada de alguna forma con el séptimo arte y da la casualidad de que uno de los últimos libros que he leído ha sido el de ‘Sinopsis de cine’ de Ángel Sanchidrián. Tenía muchas, muchas, muchas ganas de leerlo y el otro día, paseando entre los estantes de una librería lo encontré y me decidí a comprarlo sabiendo que me iba a gustar como buena cinéfila que soy. Y me equivoqué. No me ha gustado. ¡Me ha encantado!
Conocía el fenómeno de ‘Sinopsis de cine’ en las redes sociales pero quería tener el libro porque creo que se disfruta mucho más de las genialidades del autor si se hace en papel. Sí, Ángel Sanchidrián es un genio del humor. Ha conseguido lo que ningún otro. Ha conseguido que esté leyendo su libro en el autobús y que de repente, estallara en una carcajada que ha desencadenado en ciertas miradas de gente que igual pensaba que estaba loca. Es que por mucho que intentaba contenerme no podía disimular la risa. Sanchidrián puede presumir de haber logrado algo que, a mi juicio, es muy difícil en la literatura y es precisamente eso, hacer reír a través de la palabra, de la ironía y gracias a comparaciones tan ingeniosas y divertidas que os juro que si os gusta el cine, provocarán que os lloren los ojos de la risa.
Si tuviera que quedarme con una de sus sinopsis no podría. Todas y cada una de ellas me han encantado, aunque quizá me han hecho más gracia aquellas que son de películas que he visto. La de ‘Titanic’ es simplemente desternillante, al igual que la de ‘Indiana Jones’ o la de ‘ET’. De esta última, una de mis favoritas,  jamás podré olvidarme de esta frase: “La película va de una señora mayor que parece Esther Cañadas con el cuerpo del Pozí”. ¡Cuando leí esa frase estallé en tal carcajada que la tripa empezó a dolerme de la risa!
Otro de los grandes pasajes del libro (repleto de verdades) se encuentra en la review de ‘Fast and Furious’, porque, ¿acaso no es verdad que la película trata de “bugas y de chicas a las que les botan las mamellas”? De verdad, Ángel Sanchidrián, es que eres un genio.
Otro punto a favor del libro es el magnífico prólogo que incluye escrito por Florentino Fernández, el que, para mi gusto, es uno de los mayores cómicos de nuestro país, con permiso de mis adorados Dani Rovira y Goyo Jimenez. No sé si todas las ediciones vienen con él, pero en mi libro, que pertenece a la cuarta edición sí.
No puedo contar mucho más del libro por dos razones: en primer lugar si me pongo a enumerar las frases que más gracia me han hecho probablemente necesitaría tres posts y en segundo, porque para disfrutar del libro es mejor no saber mucho de él.
Tenéis que leerlo. Si sois amantes del cine os encantará. Estoy segura de que muchos de vosotros habéis visto algunas películas y habréis pensado “menudo timo o esto que ocurre no tiene ni pies ni cabeza”. Tras leer ‘Sinopsis de cine’ encontraréis que no fuisteis los únicos que pensasteis lo que pensasteis al ver determinado filme.
Pero si existe una razón por la que leer el libro es porque os va a sacar una sonrisa. En serio, su lectura sacará lo mejor de vosotros. Si tenéis un mal día seguro que al leer a Ángel Sanchidrián se os pasarán las penas, aunque solo sea por un rato. El humor es la mejor arma para combatir estos tiempos.
¡Se me olvidaba! Me encantaría ver una gala de los Oscar narrada por Ángel Sanchidrián. ¡Lo dejo caer!
Veredicto